Cómo aprovechar el agua de lluvia

El agua, ese bien tan preciado y tan escaso en los últimos años que hace que empresas y gobiernos busquen nuevas alternativas para poder conseguirla. En un post anterior os hablamos del uso de las aguas regeneradas y de cómo este método estaba cada vez más en auge para una práctica como el regadío.

Pues bien, hoy os vamos a mostrar cómo aprovechar agua de la lluvia para abastecernos, tanto para hidratarnos, limpiar la casa, ducharnos, refrescarnos en verano, etc. Realmente, no somos conscientes de la infinidad de usos que le damos y la cantidad que utilizamos. De media se estima que por habitante se consume unos 150 litros de agua potable al día.

Eso sí, ya sabéis que nosotros ofrecemos cubas para riego en Málaga que podréis tener en casa de manera fácil si os ponéis en contacto con nosotros.

Pero, mientras tanto, este post te puede ayudar a gestionar todo lo que puedas gastar en casa gracias a la lluvia.

  1.  Sistema de canales

Sí, los que hemos visto toda la vida en los tejados de nuestra casa. Es una manera muy fácil de recoger la lluvia tan solo colocando recipientes debajo de la salida del canal. De esta manera podremos aprovecharla al 100%.

  1. Filtros

Estos evitarán que cualquier insecto, trocitos de madera, hojas, etc., entren en contacto con el agua. Algunos hasta desecharán y purificarán aquella agua que esté estancada o pueda traer mayores residuos de los tejados. Dependerá de la potencia y de la calidad del filtro.

  1. Tanques modulares

Es una unión de las otras dos alternativas y una manera más profesional de tener un sistema altamente capacitado para poder rescatar toda el agua que necesitemos. Son aparatos preparados para que el agua no esté en contacto con agentes externos y no puedan contaminarse. También contienen filtros que evitan que el agua contenga ningún residuo. Los hay de diferentes tamaños y capacidades, y pueden ir tanto bajo tierra como visibles en tu jardín.

Esperamos que este post te haya sido útil para poder visualizar que es posible no malgastar un bien tan necesario como el agua y menos en los días de lluvia en los que la naturaleza nos lo regala de manera gratuita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.